FANDOM



El escudo arverno es el undécimo álbum de la serie de historietas de Astérix el Galo.

Publicado por primera vez en la revista Pilote como una serie de historietas entre los números 399 (15 de junio de 1967) y 421 (16 de noviembre de 1967).

Trama Editar

Tras la derrota gala a manos de los romanos en la batalla de Alesia, el jefe de los galos, Vercingetórix, depositó "en los pies" de Julio César su escudo, como símbolo de rendición. César deja abandonado el escudo, el cual va pasando sucesivamente por las manos de un arquero romano, un legionario, un centurión borracho, el dueño de una taberna y un anónimo guerrero galo superviviente.

Algunos años después, en la aldea gala Abraracúrcix sufre un severo dolor en el hígado, provocada por sus excesos en el último banquete. Para procurar su curación, Astérix y Obélix acompañan a su jefe a un balneario en Aquae Calidae (Vichy), ciudad situada en el País Arverno.

Mientras el jefe permanece en el balneario, Astérix y Obelix aprovechan para hacer turismo por la región. Durante su viaje, tienen un encuentro cerca de Gergovia con "Tulius Bolígrafus, enviado especial de Julio César". Astérix, ofendido por la prepotencia que exhibe éste, decide detener su marcha y la de su comitiva a mamporros. Tras dicho encuentro conocen al mercader de vinos y carbones Alámbix, quien, simpatizando con ellos tras ver cómo han derrotado a Bolígrafus, decide darles posada en su casa.

Enterado Julio César de esta "segunda derrota" de Gergovia, decide escarmentar definitivamente a los galos celebrando en Gergovia un triunfo a la manera gala, esto es, desfilando sobre el escudo de Vercingetórix. Viendo Tulius Bolígrafus que dicho escudo no se encuentra entre las posesiones de las campañas de César, y conminado por éste a encontrar el escudo auténtico ("¡No puedo celebrar mi triunfo más que sobre el escudo arverno! ¡Es inútil intentar engañarme! ¡Engañar al César es engañar a los dioses, y la cólera de los dioses es terrible!"), los romanos emprenden una búsqueda desesperada para localizarlo.

Los galos se enteran de las intenciones de los romanos a través de un espía borracho que visita la taberna de Alámbix en busca de información, pero que se va de la lengua después de beber unas copas. Alarmado, Astérix decide emprender su propia búsqueda del escudo arverno para evitar darle a César ese triunfo. Sin embargo, hacen un puerta a puerta entre distintos albergues o empresas dirigidas por aquellos ex legionarios que han tomado el escudo. En su regreso, Astérix y Obélix se enteran de que Alámbix ha desaparecido, por lo que van al cuartel de la guarnición de Gergovia a buscarlo, pero no lo encuentran.

Sin embargo, todo resulta en que Alámbix desapareció debido a la culpa, al enterarse de que Astérix y Obélix buscan el escudo arverno y termina confesando que fue el dueño de la taberna que le dio el escudo arverno a aquel guerrero galo sobreviviente de la batalla de Gergovia. Ese guerrero resulta ser el mismísimo Abraracúrcix, quien se acercó al País Arverno luego de haber sido curado de su enfermedad (y muy delgado).

Los galos y arvernos tienen un encuentro con Julio César, enterándose éste y los romanos al mando de Bolígrafus de que el escudo arverno está en manos de Abraracúrcix. Julio César, queriéndose olvidar de esta derrota, envía a Bolígrafus y sus hombres (completamente negros por haber registrado el carbón para buscar a Astérix y Obélix) a Numidia, nombrando además a Garrafus como jefe de la guarnición de Gergovia y a Magnificus como centurión.

Luego, nuestros héroes se van de regreso a la aldea. En la aldea, se celebra el tradicional banquete en honor a nuestros héroes, pero falta alguien importante en el banquete, que no se trata esta vez de Asurancetúrix, el bardo, sino del propio Abraracúrcix (quien recuperó su peso), a quien su mujer no le permite ir al banquete.

Personajes Editar

Principales/Galos Editar

Arvernos Editar

Romanos Editar

  • Julio César
  • Tulius Bolígrafus
  • Magníficus
  • Lucius Coquelus
  • Marcus Perrus
  • Garrafus