FANDOM


El papiro del césar

Todo comienza en Roma, con Julio César comentando la edición de su libro "Comentarios a la Guerra de las Galias" con su editor y consejero Bonus Promoplús. Éste le aconseja a César suprimir uno de los capítulos del libro que habla de la lucha que ha sostenido contra los irreductibles galos de Armórica, debido a que arruinaría la reputación del César, además de que en Roma hace tanto tiempo no se habla de los galos que ya nadie en Roma se debe acordar de ellos. Julio César toma el consejo de Promoplús, pero lo amenaza con arrojarlo a los leones del circo si se llega a divulgar el asunto. Promoplús está convencido de que no se podrá divulgar nada, debido a que sus escribas numidas son mudos y los requisa junto con las copias del capítulo prohibido. Sin embargo, uno de los escribas toma un papiro que contiene una copia del capítulo y huye.

Pasado un tiempo, en la aldea gala conocida por todos, mientras nuestros amigos reciben el periódico "El Eco de Condate" y comentan su horóscopo, Obélix se entera por su horóscopo que debe evitar los conflictos y reducir los jabalíes, lo que lo pone en un estado depresivo. Mientras, en Roma, Promoplús se ha enterado de que su escriba se ha fugado y le ha cedido el papiro al galo Doblepolémix, buhonero de noticias (un periodista de nuestros días). Con esto, Promoplús envía a su unidad especial a las Galias para ir tras la pista del buhonero y evitar que el asunto llegue a oídos del César.

Pasado un tiempo, Obélix se encuentra con Doblepolémix, huyendo de la unidad especial de Doblepolémix, quienes huyen con miedo de Obélix, quien ni siquiera los toca debido a que debe evitar los conflictos. Así, Doblepolémix sigue a Obélix a su aldea y le informa al consejo del pueblo que está siendo perseguido por el asunto del papiro. Ellos deciden darle asilo a Doblepolémix mientras dure este escándalo. Mientras, en el campamento romano de Babaorum, la unidad especial decide enviar una paloma mensajera para informar a Promoplús de la ubicación del papiro perdido. Mientras, en la aldea gala, Karabella convence a Abraracúrcix de hacer algo al respecto, ya que si no se sabe el contenido del papiro, todo el imperio romano se enterará de que Julio César no conquistó todas las galias. Con esto, Panorámix recuerda a su maestro, Arqueópterix, quien tiene una gran memoria y que él podría grabar en ella el contenido del papiro. Así, se asegurarían de que el contenido del papiro sea transmitido boca a boca entre druidas.

Así, Astérix, Obélix y Panorámix se dirigen al Bosque de los Carnutes, que es en donde vive Arqueópterix, pero son seguidos por la unidad especial, mientras Doblepolémix se queda en la aldea gala. Mientras, en Roma, Promoplús recibe el mensaje que da cuenta de la ubicación del papiro. Aunque Julio César todavía no sospecha nada, Promoplús decide ir a las Galias. En tanto, nuestros héroes llegan al Bosque de los Carnutes y dan con Arqueópterix, quien hace el registro en su memoria del papiro. Mientras, en la aldea gala, Doblepolémix recibe un mensaje firmado por Julio César donde quiere que se reúnan en el campamento de Babaorum, siendo en realidad una trampa urdida por los romanos.

Mientras el registro del papiro se ha realizado con éxito, los romanos atacan la aldea gala, habiendo raptado a Doblepolémix, prometiendo liberarlo a cambio de que entreguen el papiro. Mientras, Asurancetúrix activa el procedimiento de emergencia, con distintos sonidos que llegan hasta el bosque de los carnutes. Con esto, nuestros amigos (a excepción de Obélix, claro está) beben de una ánfora con una muestra de poción mágica guardada por Arqueópterix después de muchos años. Con esto, corren rápidos hasta la aldea gala. Mientras se desata la lucha, Obélix se entera de que hubo un error en el horóscopo, ya que quien debía reducir los jabalíes y evitar los conflictos era Edadepiédrix.

Al finalizar la batalla, Julio César hace aparición en la aldea gala al enterarse de que el papiro ha llegado a manos de los galos, a causa del descuido de Promoplús. Los galos deciden devolverle el papiro a Julio César, a cambio de que él deje de perseguir a buhoneros galos y liberar a los escribas confinados por Promoplús, quien es detenido por Julio César. Toda esta aventura termina con el tradicional banquete, pero se muestra cómo el asunto se ha divulgado de boca de druida a oído de druida hasta nuestros días.