FANDOM


La Odisea de Astérix

Julio César está irritado porque una vez más los galos han derrotado a una de sus legiones de Armórica, guiados por los jabalíes. Sin embargo, el jefe de la policía secreta del César, Fielhastalfinus, tiene un plan para robar la receta de la poción mágica: enviar a su mejor druida-espía, Ceroceroséix, para que Panorámix le transmita el secreto de su poción mágica, ya que los secretos de un druida sólo pueden transmitirse a otro druida.

Mientras Ceroceroséix se dirige al pueblo de Armórica, Panorámix está extrañamente nervioso, esperando algo con impaciencia por lo que no se muestra con mucha alegría frente a sus amigos. Cuando llega Espigademaíz, mercader fenicio, se muestra contento nuevamente. Sin embargo, el mercader fenicio se ha olvidado de llevar al pueblo aceite de roca (el conocido petróleo de nuestros días), lo cual Panorámix esperaba con ansias, por lo que le da un síncope. Astérix y Obélix deciden ir a buscar a otro druida para curar al suyo y en eso, se encuentran con Ceroceroséix, quien se ofrece para ayudar a Panorámix. Al llegar al pueblo, gracias a los cuidados de Ceroceroséix, Panorámix se recupera, pero informa que el aceite de roca es importante para él porque es un ingrediente esencial para la poción mágica. Astérix y Obélix se ofrecen para ir a Mesopotamia donde está el aceite que brota dentro de la roca. Ceroceroséix se ofrece a su vez a acompañar a Astérix y Obélix, con el oculto fin de evitar que ambos vuelvan con el aceite de roca. Sin embargo, Astérix y Panorámix sospechan fuertemente del druida-espía.

Durante el viaje, Ceroceroséix le informa constantemente (con una mosca mensajera) a Fielhastalfinus sobre las situaciones y éste manda a las tropas de Julio César a detener a los galos. Al llegar a Mesopotamia, nuestros amigos y el druida-espía se encuentran con Absalón Dethé, quien en el camino se ofrece a acompañarlos hacia el comerciante quien les puede vender aceite de roca. Sin embargo, los romanos informados por Ceroceroséix (de quien nuestros amigos se pudieron desembarazar), mandaron a quemar todas las existencias de aceite de roca. El comerciante Sansón Prefierelmús les informa que deben dirigirse a la región de Babilonia para conseguir el tan buscado aceite de roca. Sin embargo, entre guerras de sumerios, acadios, hititas, asirios y medas, Astérix y Obélix con la ayuda del olfato de Ideáfix, logran encontrar en el desierto el aceite de roca.

En su viaje de regreso, Astérix y Obélix capturan a Ceroceroséix y Fielhastalfinus, quienes causan que el aceite de roca se derrame en el mar. Sin embargo, Panorámix ya había logrado reemplazar el aceite de roca por zumo de remolacha, haciendo que el viaje se haya hecho por nada. Sin embargo, se hace un banquete en honor a nuestros héroes.